INTENCIONES DE MISA

Desde muy antiguo existe la práctica de celebrar misas por intenciones particulares, normalmente por los seres queridos que han fallecido, orando para que el Señor, en su divina Misericordia, los acoja en el Reino Celestial. También las misas pueden ser ofrecidas por los enfermos o por personas o familias en situaciones difíciles.

MIASA

Desde muy antiguo existe la práctica de celebrar misas por intenciones particulares, normalmente por los seres queridos que han fallecido, orando para que el Señor, en su divina Misericordia, los acoja en el Reino Celestial. También las misas pueden ser ofrecidas por los enfermos o por personas o familias en situaciones difíciles.

 

La Santa Misa es la oración por excelencia de la Iglesia y es el mejor y mas perfecto culto que podemos ofrecer a Dios. Cada Santa Misa se celebra por el bien de la Iglesia entera y el de toda la Humanidad, por el valor universal del sacrifico de Cristo que se actualiza en cada celebración de la Eucaristía. Sin embargo, ello es compatible con la aplicación específica a la intenciones particulares de los fieles.

 

La parroquia está muy dispuesta a recibir tus intenciones de misa, sea para orar por un difunto, o por un enfermo o por personas o familias que estén en situaciones difíciles. Si deseas presentar tu intención en alguna de las misas de la parroquia, en la semana o en el día domingo, solo tienes que acudir a la secretaria parroquial para inscribirla. El ideal es que participes de la oración no solo rezando durante la misa ofrecida por tus intenciones sino también haciendo una contribución en la medida de tus recursos.

 

Normalmente las intenciones de cada misa son mencionadas en la introducción previa a la misa sea por el sacerdote, el diacono o alguno de los laicos que apoyan la liturgia. Como un signo, la hoja con las intenciones se mantiene sobre el altar durante la misa.

Por supuesto, cada persona puede además unir sus propias intenciones, especialmente durante la Oración de los Fieles