En el evangelio de hoy, Jesús y sus discípulos comen y beben con pecadores y marginados, el Reino de Dios se acerca, es un momento de liberación extraordinario que para muchos les cambia la vida. Judíos y gentiles comen juntos, sin miedo a contaminarse.
El Papa Francisco nos ha dicho que quién recibe la Eucaristía debe adoptar la mentalidad de Jesús y vivir para Él y para otros. Alimentarse de la Eucaristía es para llegar a sentir cómo Jesús.
Celebramos hoy a santa Teresa y la invitación que ella nos hace es que seamos «de Jesús». Siempre más adentro… les comparto una hermosa poesía de esta gran santa :
Si para recobrar lo recobrado
tuve que haber perdido lo perdido,
si para conseguir lo conseguido
tuve que soportar lo soportado.
Si para estar ahora enamorado
fue menester haber estado herido,
tengo por bien sufrido lo sufrido
tengo por bien llorado lo llorado.
Porque después de todo he comprendido
que no se goza bien de lo gozado
sino después de haberlo padecido
porque después de todo he comprobado
que lo que tiene el árbol de florido
vive de lo que tiene sepultado.
Eco del evangelio
15/10/2019
P. Pedro Pablo Garín