Qué hermosa petición escuchamos hoy de uno de los discípulos a Jesús: “Señor, enséñanos a rezar”.
Los discípulos están impresionados con el hecho de que Jesús ore. La oración era esencial para Jesús, para su identidad y para su misión. Su oración nos refleja su relación estrecha y amorosa con su Padre. Jesús enseña a sus seguidores como orar y se hace tiempo para Él mismo, no importa cuales necesidades o demandas lo estén presionando. ¿Hago yo lo mismo? Que orar sea para nosotros un acto de amor, aprender cómo lo hacen los esposos en su alianza de amor: Orar y Amar en lo favorable y en lo adverso, con salud o enfermedad. Estamos hoy en un combate espiritual, saldremos victoriosos con la fuerza y paz de la oración. Jesús enséñanos a orar.
Eco del evangelio
9/10/2019
P. Pedro Pablo Garín