Jesús, en el Evangelio, llama a toda la gente a seguirlo, pero no a todos de la misma manera. Los discípulos viven este llamado siguiendo a Jesús en su camino, acompañándolo en su misión. Los discípulos son llamados no sólo escuchar, sino a compartir la misión del maestro. Con este fin escogió y llamó a los doce, hombres humildes, sin influencias ni preparación alguna. Lo que tienen,  lo han recibido de Jesús: su Amor y su Palabra.

Señor, Tu me has inscrito en la palma de Tu mano. Siempre me tienes en Tu mente y en Tu corazón. Quiero ser tu discípulo.

Eco del evangelio

10/9/2019

P. Pedro Pablo Garín