Hoy el evangelio nos recuerda las palabras de Jesús, que nos dice qué Permanecer  es creer y creer es vivir. Permanecer es una de las palabras más queridas de Jesús, indica estabilidad, donación y gratuidad. Es un viaje del corazón de Dios al corazón del hombre y viceversa. El primero en emprender este movimiento es Dios mismo, que planta a su Hijo para quedarse con nosotros. Permanecen su cercanía, su entrega, su alimento, su salvación.

Pero nada de esto tendrá plenitud sin que se cumpla el deseo de Dios:  quiere que nosotros permanezcamos en Él. A Dios le interesa nuestro amor, nuestra respuesta, nuestro propio ofrecimiento, nuestro fruto, porque sin estar con Jesús no podemos hacer nada, no podemos dar fruto, no podemos amar verdaderamente.

Eco del evangelio.

15/05/2019

P. Pedro Pablo Garín